18 de Enero de 2022, 22:51:45

Autor Tema: La Leyenda de Morrack  (Leído 1944 veces)

0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.

LorDarkness4

  • Visitante
La Leyenda de Morrack
« en: 21 de Febrero de 2010, 04:38:51 »
   Muchas son las leyendas que se cuentan sobre Morrack. También existen muchas otras, que no se cuentan.

   Desde las heladas tierras del Norte de Ka'er-Morthen, donde el hambre y la guerra matan a cientos de hombres, mujeres y niños cada día, hasta los extensos y verdes bosques de Elendër, lugar en el que los elfos toman como Fortaleza ante la guerra Humano-Elfa, se da a lugar a campamentos de mercenarios, asesinos, ladrones y criminales, los cuales viajan cuan nómadas aprovechando el caos producido por la guerra.
   Había un campamento. Mercenarios, mercaderes de armas y muerte. Los encargados de vender armas a los humanos para la guerra. En una época en la que los humanos eran mayoría, las otras razas eran cada vez más excluídas de la sociedad, a tal punto que cualquier ser que no fuera humano, era concebido como un monstruo.
   Pero a los mercenarios eso no les importaba. Solo les importaba el oro, las mujeres. Cualquiera que supiera manejar una espada o afilar armas, servía. Se ofrecia sustento a cualquiera que brindara estos servicios.
   Allí fue que nació el protagonista de esta historia. Morrack, hijo de Khor Motogos, un ex guerrero de la legión orca Akkur, que ahora pasaba sus dias forjando espadas para el campamento. A media noche, bajo la lúz del fogón, nacería un orco, un guerrero, un héroe... un asesino. Morrack.

  Muchas historias cuentan que desde sus primeros pasos, Morrack era un luchador nato. Pero esto no fué así. A diferencia de muchos otros heroes y guerreros, Morrack era un simple orco en busca de aventuras, que pese a su temprana edad, se le veia mas futuro como herrero que como un soldado de guerra.
  Uno pensaría que un orco sería criado en medio de un mundo de guerra, en el cual, como antiguamente era, su único objetivo era convertirse en un hábil guerrero, pero su padre no quería eso para el. Porque en medio de la discriminación y la guerra, un niño no sobreviviría. ¿O ustedes creían que a un orco guerrero le gusta vivir al mando de mercenarios estúpidos? Claro que no. Pero el padre de Morrack tenía algo que muchos orcos envidiarian, si supieran lo que eso significa.. inteligencia. Y Khor Motogos la utilizó.. el sabía que si su hijo crecía, bajo el precio de vivir en un campamento mercenario, se haría fuerte.. poderoso.. Y aniquilaría a toda la escoria del continente, todos los mercenarios, guerrilleros, asesinos, todos los que se opongan a la soberanía orca.. Y tubo razón.
  La infancia para un orco es dura, lo que ellos hacen a los 7 años, los humanos lo hacen a los 15. Confían en sus habilidades, mayores a las de las demas razas, y las utilizan en su beneficio. Pese a que en medio de un campamento humano de mercenarios no se puede criar a un niño orco de forma común, su padre le siguió enseñando las tradiciones orcas, le contaba historias de guerra, con lo cual empezó a forjar su sentimiento orco, que mas tarde se vería definido..

Continuará
« última modificación: 10 de Junio de 2010, 15:05:40 por LorDarkness »