20 de Mayo de 2022, 16:21:00

Autor Tema: Aventuras de un Mestizo en la Edad Media  (Leído 12080 veces)

0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.

herosamuel

  • Visitante
Re:Aventuras de un Mestizo en la Edad Media
« Respuesta #20 en: 01 de Septiembre de 2009, 12:46:15 »
Si Strider si, sé lo que es eso.. xDDDD
Suerte con los examenes tio  :P

canijo

  • Visitante
Re:Aventuras de un Mestizo en la Edad Media
« Respuesta #21 en: 04 de Septiembre de 2009, 16:20:48 »
Bueno una vez acabado los examenes y haber aprobado  :P sigo con la historia y como estoy de humor ai teneis racion doble.
CAMINOS DE AGONIA Y DESESPERACION

Habiendo hablado con todo el que pudiese darle direcciones concretas acerca de las villas que estaban cerca de Gludio donde pudiese encontrar el paradero de su padre de sangre y su legítimo hogar, Luci se dirige hacia el oeste y después de una corta caminata se encuentra con una entrada a un pueblo. Pero el sabia que algo estaba mal, las paredes estaban demasiado desgastadas y había marcas en las mismas que indicaban que un gran conflicto había  en el lugar, al seguir recorriendo el lugar nuestro desafortunado aventurero siente la presencia de criaturas que no venían a decir simplemente “hola”, automáticamente desembaina su espada esperando poder contraatacar. En el fragor de la batalla algo le hizo sentir que el lugar al parecer estaba repleto de cuerpos y almas que no podían descansar en paz.
Luego de deshacerse de alguna que otra amenaza, empezó su búsqueda de información entrando a cada recinto y revisando cada lugar posible que pudiese darle un indicio de lo que podría haber ocurrido en tal lugar, lo que mas le llamaba la atención es que nadie en el pueblo le haya mencionado de las condiciones en las que estaba el pueblo al cual Luci se aventuro. Poca fue la información que pudo recabar durante su corta estancia en aquel pueblo debido a la constante intrusión de los merodeadores del mismo tuvo que retirarse.
En el camino de vuelta premedito y decidió que debía conseguir más respuestas de ese lugar, nuestro amigo sentía que estaba cerca de descubrir algo muy importante. Ya en Gludio decidió preguntarles a todos los taberneros y comerciantes del lugar, pero ninguno dijo una sola palabra del lugar. Algo se le estaba ocultando a nuestro desafortunado guerrero, recorrió cuanto lugar pudo hasta perder los ánimos. Ya cayendo el sol, se decidió a buscar un lugar donde poder descansar sin ser molestado.
Mientras tomaba su merecido descanso de un día bastante agitado, escucho un grito poco usual, se levanto agitado y se dirigió hacia la fuente de tal conmoción y al grito de “¿quien esta ahí?” fue tomando terreno en la situación, al parecer alguien estaba siendo atacado por un bellaco. Sin titubear Luci grito “dejad tranquilo al pobre hombre o serás castigado con toda mi fuerza”, el impune solo carcajeo al ver que un guerrero ciego y cansado trataba hacerle frente, pero lo que le resulto impresionante es que no durase un solo golpe contra el guerrero ciego . Con la poca fuerza que le quedaba, el maleante, huyo  mientras el cuerpo le permitiese moverse.
El hombre que estaba siendo atacado, alucinado por la maestria que poseia con la espada no pudo hacer mas que mirar y decir: “Eres tu!!”, “Eres tu!!”, “El desterrado”, al ver que el hombre pudo reconocer a nuestro guerrero dijo “¿Acaso sabes quien soy?”, de repente un silencio ensordecedor se genera entre los dos y aquel hombre se decide a hablar, “Si, se quien eres y solo te lo diré pero solo porque has demostrado que todavía queda pureza en tu corazon”.
Luci miro al desconocido y le pregunto: “¿Quién eres tu que dices saber tanto de mi?”, diciéndole a continuación: “Disculpa que mi pregunta te ofenda pero es que últimamente ni siquiera yo se que soy”. El hombre empezó a carcajear y le dijo al pobre chico: “Seguro que has tenido una vida bastante agitada para decir tales palabras, mi nombre es Boris y era un muy buen amigo de tu padre biológico”, sin dudarlo ni siquiera dos segundos Luci pregunto “¿Acaso conocías a mi padre biológico?”. En ese momento Boris mira a Luci con algo de ternura y le dice: “Espero que tengas tiempo hijo porque la historia que estoy a punto de contar es larga y puede ser tediosa”, Luci responde sin titubear “Vengo de muy lejos como para hartarme solo con una historia”. Mirándolo a los ojos Boris le dijo: “Ponte cómodo que aquí empieza la historia de Boris, Bernard y Ariadna”. Luci sentía que por fin iba a conocer su pasado.



canijo

  • Visitante
Re:Aventuras de un Mestizo en la Edad Media
« Respuesta #22 en: 04 de Septiembre de 2009, 16:35:22 »
CRONICAS DEL AVENTURERO Y EL GLADIADOR

Había una vez un aventurero de la raza humana que decidió alejarse mas de lo normal para explorar el continente de Aden, en sus viajes siempre lo acompañaba su mejor amigo un destacado gladiador que se havia cansado de ganar peleas mas allá de su pueblo y quería probarse con guerreros mas fuertes y mas dignos de su fuerza. Los dos salieron de Gludin esperando encontrar guerreros decentes con quienes pelear y también conquistar nuevos lugares, encaminándose hacia el norte fueron recorriendo lugares, en su mayoría podían encontrar campamentos orcos, mientras Boris solía buscar al mejor guerrero del campamento Bernanrd se dedicaba a escribir sus crónicas para que nada de lo que pasase en su viaje fuese perdido en el tiempo o en sus memorias. Sus encuentros terminaban algo frustrante para los dos ya que Boris seguía sin encontrar un adversario digno de su fuerza y Bernanrd no conseguía capturar nada impactante para relatar en sus crónicas. Los dos siguieron recorriendo su camino con dirección norte. Después de horas de caminata el gladiador y el aventurero se encuentran con un orco de apariencia bastante fuerte, se detienen y cruzan la mirada con el orco que al parecer estaba dirigiéndose hacia el campamento de orcos que ellos ya habían pasado. Boris le grita al orco, que al parecer no quería tener ni una sola palabra con ellos: “Orco pareces fuerte, ¿no quieres tener una lucha conmigo para probar tu fuerza?”, el orco mira a Boris y le dice: “Aunque no lo parezca estoy agotado al haber tenido una pelea con un elfo oscuro de nombre Sarumir, si realmente quieres enfrentarte con alguien realmente fuerte pedidle que batalle contigo, pero ten cuidado porque su determinación podría llevarte a la muerte”, automáticamente Boris le pregunta: “¿Dónde puedo encontrar al tal Sarumir?”, el orco con las pocas fuerzas que le quedan levanta el brazo y señala hacia el norte diciendo: “Sigue el camino hasta el bosque oscuro y encuentra la cabaña que esta en las profundidades del mismo”. Sin perder más tiempo los dos se dirigen hacia el bosque oscuro sin saber que clase de contratiempos podrían llegar a encontrar en el camino.
Al llegar al bosque oscuro deciden internarse en el mismo, encontrando para su mala suerte bestias salvajes cada vez más grandes y mortales cada vez que incursaban en aquel  tenebroso lugar. Su viaje en busca de Sarumir el gran guerrero parecía no tener fin y un manto de oscuridad cubría sus huellas haciendo imposible el poder volver atrás. Pareciese que cuanto mas difícil se tornara la situación más determinados se volvían los dos en realizar su meta.
Después de largas horas de viaje y tantas paginas de las crónicas de Bernard  lograron encontrar un templo de aspecto bastante místico, al principio desilusiono a los viajeros ya que estaban en busca de una cabaña, pero decidieron entrar y preguntar por el guerrero elfo oscuro de legendaria fuerza. Al irrumpir en el templo la bienvenida de los elfos oscuros que habitaban el lugar no fue grata, al grito de: “Humanos perpetrando nuestra tierra sagrada”, fueron acorralados por soldados y tomados para interrogación ya que su aparición en el templo era bastante sospechosa.
Fueron llevados a una celda en la cual al parecer torturaban a los penitentes y a los extraños que solían tratar de irrumpir en sus tierras malditas, mientras estaban presos empezaron a hablar entre ellos para idear un plan de escape. “Tenemos suerte al parecer sus prisioneros no suelen tener larga estadía en este lugar”, dijo Bernard, “¿Qué te hace pensar tal cosa?”, pregunta Boris, “Mira los cuerpos de los prisioneros que nos rodean, esta no es una celda ordinaria, es un fosa de cadáveres”, contesta Bernard con cara de resignación”, Boris mira directamente a los ojos de su compañero y dice: “No voy a permitir que nuestras aventuras terminen acá, y menos nuestras vidas”, de repente una voz ajena les grita: “Silencio que el gran Thiefell esta llegando a interrogarlos humanos”, al parecer estaban siendo custodiados, lo que realmente los desconcertaba. Luego de unos minutos de silencio y oraciones encomendando sus almas al cuidado de los dioses, el gladiador y el aventurero pueden ver que un elfo oscuro con apariencia de sacerdote se acerca a su celda y escuchan la voz del guardia diciendo: “El gran Thiefell los va a interrogar, limítense a responder o serán asesinados instantáneamente”, “dejadme a solas con los forasteros”, dice el sacerdote, en ese momento los dos pueden ver que un grupo de al menos ocho personas se alejan de la celda y se retiran del lugar, al parecer estaban tan bien ocultos que se confundían con la sombras del lugar, dejando a Boris con la idea fija de que no podrían escapar del lugar sin perder sus vidas en el proceso.
El sacerdote procede a examinar las pertenencias extraídas de los dos, y se queda admirado al encontrar el libro con las crónicas de Bernard, cruza la mirada con los prisioneros y pregunta “¿Qué los motivo a internarse en estas tierras?”, “La búsqueda de Sarumir el elfo oscuro guerrero y la realización de las crónicas de Bernard”, contesta Boris, de repente el sacerdote empieza a reírse de forma irónica preguntando: “¿Realmente crees que puedes derrotar a Sarumir?”, Boris mira a los ojos del sacerdote y responde: “Si tuviese la oportunidad de enfrentarlo sabría si pudiese sobrevivir”. En ese momento el sacerdote mira a los prisioneros sonriendo y dice: “Entonces es un trato si tu puedes derrotar a Sarumir dejaremos que tu y tu amigo se marchen, tu el guerrero serás llevado a las barracas para entrenar hasta el día de tu encuentro con Sarumir y tu el historiador te quedaras en el templo bajo nuestra tutela y terminaras tu historia para que todo Aden sepa que no hay guerrero mas fuerte que el aquel que es hijo de la diosa Shillen, lamentablemente lo único que volverá con seguridad es tu historia y no tu vida”. El aventurero y el gladiador no les queda otra salida que aceptar el trato del sacerdote y sus condiciones, así es como el gladiador es escoltado hacia las barracas y el aventurero es llevado a otra habitación mas cómoda en el templo así pudiese empezar con el fin de su historia.
Al ser llevado a su nueva habitación el aventurero tiene sus ultimas palabras con Thiefell: “¿Por qué procurarme tan cómoda habitación y no dejarme en la celda donde estaba?”, pregunta Bernard, “Porque debes estar en toda tu lucidez para poder detallar cada momento en el final de esa historia tuya, además siempre me cayeron bien las personas que van en busca de una vida digna de contar”, responde Thiefell. En ese momento entra en el cuarto una elfa oscura de figura exquisita y dice: “No te preocupes padre yo cuidare al humano”, Thiefell mira al aventurero y le dice: “Esta es mi hija Ariadna, no la subestimes su belleza solo es comparada con su maestría para asesinar”. El sacerdote se retira de la habitación y la elfa desenvaina su daga y procede a sentarse en una silla al costado de la puerta, Bernard procede a tratar de escribir los últimos acontecimientos mientras que Ariadna lo vigilaba de frente y comprobaba una y mil veces si su daga estaba lo suficientemente afilada. Luego de un tiempo Bernard levanta la cara de su manuscrito para tratar de hallar una pizca de inspiración para detallar de manera inteligente sus aventuras y centra la mirada en el rostro de Ariadna. “¿Por qué estas mirándome de esa forma?”, pregunta Ariadna, “Porque siempre pensé que el rostro de un elfo oscuro solo podía ser macabro e infundarte temor sin importar su sexo”, Ariadna mira con algo de resentimiento a Bernard y le pregunta: “¿Maquinas matarme?”, Bernard agacha su cabeza esperando un escarmiento y responde: “No entiendo que es lo que me estas preguntando”. Ariadna se levanta de su silla se dirige al escritorio donde yace Bernard y levanta su cara con su calida mano, lo mira a los ojos y le dice: “Si un humano tiene determinación en cualquier circunstancia en que este el resto puede llegar a llamarlo héroe, conquistador e incluso hasta rey, pero si un elfo oscuro llega a juntar la misma clase de determinación en las mismas circunstancias solo hay un calificativo……Asesino, ¿Por qué siempre piensan que no tenemos sentimiento alguno?”, Bernard centra sus ojos y le dice: “Si tienes sentimiento alguno que no sea ira demuéstramelo”. Sin darse cuenta llega a sus labios un apasionado beso por parte de Ariadna, el cual lo sonroja, pero no deja que se quede inmóvil, toma a la mujer entre sus brazos y entre besos la lleva hacia la cama.
“¿Fue ahí donde mi madre quedo embarazada de mi?, ¿Acaso mi padre, mi madre y Sarumir se conocían?”, pregunta Luci, “Déjame terminar la historia hijo y tus preguntas serán respondidas”, contesta Boris y sigue con su relato.
Después de un día agitado para el Gladiador tanto como para el aventurero, llega el amanecer anunciando un encuentro que decidiría si los dos sobrevivirían para contar dicha anécdota. Thiefell entra en la habitación donde Bernard era retenido y encuentra a Ariadna sentada vigilando de cerca al “intruso” mientras el mismo dormía en la cama que se le habia proporcionado, el sacerdote mira a su hija y le pregunta “¿Te ha causado alguna molestia hija mía?”, Ariadna mirando con ternura a Bernard que dormía como si una manada de jabalíes salvajes hubiese pasado por su cuerpo le responde a su padre “Ninguna padre mío, es impresionante que fácil se puede controlar a un humano”, Thiefell mira a su hija con una sonrisa en el rostro y le dice: “No te confíes de ellos hija mía y recuerda como lograron engañar a los elfos de la luz”. El sacerdote procede a levantar al aventurero para notificarle que su amigo y compañero de viaje estaba a punto de empezar su pelea con Sarumir y le dice: “Levántate humano que hoy será tu ultimo día en este lugar”.

Proximo capitulo:
CRONICAS DEL AVENTURERO Y EL GLADIADOR (SEGUNDA PARTE)





Desconectado LyAn

  • Veterano
  • Marqués(a)
  • ******
  • Mensajes: 2.303
  • Clan: Dark Sheraphan
  • Equipo: Depende el pj U.u
  • Nivel: 85
  • Nobleza: 1
  • Prof: M muse y Doombringer
  • Subclases: algunas
Re:Aventuras de un Mestizo en la Edad Media
« Respuesta #23 en: 04 de Septiembre de 2009, 19:03:16 »
seras pto, respondeme los pms xDD
Al vencer sin obstáculos se triunfa sin gloria.

Desconectado LyAn

  • Veterano
  • Marqués(a)
  • ******
  • Mensajes: 2.303
  • Clan: Dark Sheraphan
  • Equipo: Depende el pj U.u
  • Nivel: 85
  • Nobleza: 1
  • Prof: M muse y Doombringer
  • Subclases: algunas
Re:Aventuras de un Mestizo en la Edad Media
« Respuesta #24 en: 04 de Septiembre de 2009, 19:10:17 »
mm en el penultimo capitulo asta ora, al final ponaia q el boris le estaba mirando a los ojos cuando estaba ablando a luci, a luci nole sacaron los ojos y no tenia?
Al vencer sin obstáculos se triunfa sin gloria.

canijo

  • Visitante
Re:Aventuras de un Mestizo en la Edad Media
« Respuesta #25 en: 05 de Septiembre de 2009, 09:10:56 »
mmm es un decir ....

canijo

  • Visitante
Re:Aventuras de un Mestizo en la Edad Media
« Respuesta #26 en: 06 de Septiembre de 2009, 14:02:35 »
CRONICAS DEL AVENTURERO Y EL GLADIADOR (SEGUNDA PARTE)

Estando en la arena los dos guerreros se enfrentaron ferozmente golpe tras golpe, con la intención clara de querer vencer a su rival a cualquier precio. En principio Sarumir parecía tener superioridad con respecto a Boris, lograba repeler cada intento de ataque por parte de su adversario con su escudo y efectuaba sin dudas golpes más fuertes, parecía que Boris estaba cediendo terreno, hasta el momento que Sarumir logra sacar de un solo golpe el escudo de Boris. “Estas perdido gladiador humano, tu muerte es inminente” dice Sarumir, “Por el contrario el que esta perdido eres tu elfo oscuro, solo estaba probando tu fuerza y tus tácticas de ataque, si realmente quieres pelear a muerte conmigo dadme las dos espadas que se encuentran en mi bolsa de viaje y te demostrare de que soy capaz” contesta Boris. Sin más hablar el guerrero elfo oscuro procede a sacar las espadas de Boris de su bolso y puede notar al mismo tiempo que Ariadna no tenia sus ojos centrados en su batalla con Boris sino en Bernard, el guerrero elfo oscuro vuelve al circulo de la arena y le entrega a Boris sus espadas diciéndole “Espero que con estas espadas puedas darme un reto digno de un caballero oscuro como yo”. Fue así como empezó el segundo y ultimo asalto entre los dos, Sarumir adopta su posición de combate y trata de asestar un golpe con todas sus fuerzas contra Boris, este es repelido sin mayores dificultades, luego el gladiador logra atacar a Sarumir poniendo toda su fuerza en ese ataque, ya que sabia que podría ser su ultimo, Sarumir en el momento que es atacado por Boris se distrae al ver que los ojos de Ariadna siguen fijos sobre Bernard y baja la guardia dejándolo indefenso ante las espadas de Boris. Un gran silencio se produce entre los espectadores ya que su gran guerrero habia sido vencido por un humano, “Termina con mi vida y demuestra tu superioridad” dice Sarumir, “Aunque halla sacado mis dos espadas para acabar con este duelo no significa que mi intención fuese matarte, no soy un asesino y nunca lo seré” dice Boris retirando sus espadas del cuello de Sarumir. El gladiador mira fijo al sacerdote, se acerca a el y le dice “Tu guerrero a sido vencido, cumple con tu palabra y déjanos retirarnos de este lugar con vida”. Thiefell mira descontento a Sarumir y le dice al gladiador “Muy bien, tu y tu amigo pueden retirarse pero……No deben volver a este lugar bajo ninguna circunstancia o sino serán asesinados inmediatamente, en cuanto a los manuscritos del aventurero pueden hacer con ellos lo que se les plazca, este es un día que vivirá en nuestros corazones y por mas historia y palabras bonitas que pongan sabemos muy bien que paso ”. El sacerdote dejo libres a los dos humanos y los escolto hasta la salida de los bosques oscuros, donde retomaron su camino vuelta a casa con una gran historia que contar.
Luci miro a los ojos a Boris y le pregunto: “¿Pero que paso con mi madre y con mi padre?, ¿Acaso no se vieron mas después del día de la pelea?”. Boris mira al muchacho y le dice: “Creo que esas preguntas solo tu padre puede contestarlas hijo”. El muchacho baja la cabeza con resignación y pregunta: “¿Cómo podría preguntarle algo si no soy capaz de hallarlo?”, “Solo pasaste por el pueblo de la agonía, te falta pasar por el pueblo de la desesperación, ahí encontraras a tu padre” le responde su pregunta mirando hacia el cielo. Luci vuelve a levantar su cabeza con algo de esperanzas y le pregunta: “¿Cómo puedo distinguirlo?”, Boris se levanta del pequeño fogón que habían prendido los dos para protegerse del frió y le dice: “Tu padre es único, cuando lo veas sabrás a que me refiero”. Mientras le da la espalda a Luci y se aleja un poco, Lci le pregunta: “¿Cómo sabes que pase por ese pueblo?, si sabes su nombre por favor dime que paso ahí”. Boris frena su andar por un segundo y le dice: “Eso es algo solo tu padre seria capas de responder, si alguien te dice que solo guerras y devastación pasaron por esos dos pueblos no le creas porque de seguro te esta mintiendo para ocultar los terribles acontecimientos que dejaron en ruinas a los mismos”.

canijo

  • Visitante
Re:Aventuras de un Mestizo en la Edad Media
« Respuesta #27 en: 14 de Septiembre de 2009, 12:49:17 »
CAMINOS DE AGONIA Y DESESPERACION (Parte 2)

En cuanto el sol inicio un nuevo día en el basto pueblo de Gludio, Luci decidió seguir su camino y su búsqueda en el siguiente pueblo. Tomo rumbo norte cruzando un minúsculo bosque que cubría la entrada del pueblo de la desesperación, así mencionado por Boris, y logro encontrar una entrada. Al parecer Luci pudo darse cuenta mediante el tacto que habia llegado a tal lugar ya que la entrada principal del pueblo en ruinas tenia una arca muy parecida al pueblo en el que habia estado en su anterior exploración.
Luci pudo sentir otra vez la presencia de almas y cuerpos malditos que deambulaban por el lugar. Sin mas que hacer desenbaino su espada y empezó a abrirse paso a través de los no-muertos y esqueletos andantes con armas que al parecer estaban protegiendo el lugar, pero lo que se cuestionaba nuestro aventurero es ¿Por qué proteger un lugar en ruinas y tan devastado como este?, ¿Qué secreto guarda este lugar que no podían salir a la luz?, mientras avanzaba mas y mas se daba cuenta que los cuerpos que el había derrotado volvían a levantarse rodeándolo por completo. Ya cansado de tanto batallar y corre, Luci quedo atrapado entre una aglomeracion de cuerpos en putrefacción que contenían almas torturadas que al parecer no podían descansar en paz, esperando el inevitable destino que le iba a tocar si el ejercito de no-muertos realizaba un solo ataque. Ya sintiéndose acorralado decidió realizar su último ataque sabiendo que no podría salir con vida de ese lugar, sin mas que pensar, ni mas que decidir se abalanzo contra la horda de muertos-vivos, hasta que una voz lo freno. “Parad”, dijo un misterioso hombre que al parecer habia estado observando a Luci mientras este recorría el pueblo en busca de su padre. Luci detuvo su ataque y pregunto: “¿Quién eres tu?”, el misterioso hombre respondió: “Soy tu padre, aquel que tanto has estado buscando, se que no me puedes reconocer debido a que eras muy joven la ultima vez que me viste”, Luci mostro una pequeña carcajada y dijo: “Sin contar que ya no tengo ojos para poder verte”. En ese momento la horda de muertos vivos parecía alejarse de Luci y su padre le dijo: “Puedo responder todas tus preguntas si me prometes dos cosas…..Una es que dejes de atacar a los condenados y la segunda es que te marches de este lugar para siempre”, “Muy bien, entonces esto va a tomar un tiempo” dijo Luci con una voz un tanto irónica. El padre se acerco a su hijo y le comento: “Si escuchas el resto de la historia podrá responder todas tus inquietudes”, Luci procedió a enfundar su arma y recostarse un segundo para descansar su cuerpo cansado mientras oía el relato de su padre.

Lisa

  • Visitante
Re:Aventuras de un Mestizo en la Edad Media
« Respuesta #28 en: 15 de Septiembre de 2009, 03:06:23 »
Me gusta ^^. El unico consejo que quería darte es si puedes separar en párrafos o dejar algunos renglones de por medio para facilitar la lectura. Los que vas escribiendo ya dejalos asi sino sería mucho trabajo. Pero los siguientes podrías darle mas espacio. Solo eso :) Muy linda sigue!! *^^*

canijo

  • Visitante
Re:Aventuras de un Mestizo en la Edad Media
« Respuesta #29 en: 15 de Septiembre de 2009, 16:42:16 »
HISTORIA DE UN ALMA TORTURADA

Cuando ya habian tomado asiento el padre de Luci empezo con su historia:
Después de una larga caminata, decidimos con Boris pasar una noche en Gludin para descansar y retornar a nuestras casas en Gludio. Al parecer el camino que tomamos de regreso nos havia llevado a Gludin sin saberlo y no nos quedo otra alternativa que descansar nuestros cuerpos maltrechos en ese pueblo, mientras recorríamos el lugar encontramos una posada y pasamos toda la tarde contando los momentos que estuvimos separados después de haber sido capturados por los elfos oscuros.
Al ser mi mejor amigo le confesé a Boris mi encuentro pasional con la hija del sacerdote y el se quedo mudo mirándome con una seriedad que podría matar hasta el mas duro de los guerreros, me acuerdo de esa conversación como si fuese la ultima que hubiésemos tenido.

-Boris: ¿Cómo pudiste tener una relación con esa elfa? ¿Acaso no te acuerdas de las historias que contaban nuestros padres acerca del cruce de un humano con un elfo oscuro?
-Bernard: Relájate viejo amigo esos no son mas que cuentos de hadas para asustar a los chicos mal criados.
-Boris: Espero que esa peripecia tuya no nos traiga algún problema.
Al parecer a Boris tampoco le gustaba mucho la idea de la mezcla de las razas, el era un ferviente creyente de la supremacía humana, pero nunca pensé que podría afectarle de ese modo mi corta relación con Ariadna. El día paso bastante en clama en aquella  taberna, hasta que llego la noche y cada uno se dirigió a su habitación. Mientras dormía sentí un pequeño golpe sobre el suelo,  cuando me quise dar cuenta una figura con una capucha estaba al pie de mi cama observándome, en mis pensamientos rogaba que no fuese el sacerdote que venia a asesinarme por haber estado con su hija, pero me di cuenta por su figura que era una mujer y cuando retiro la capucha pude ver claramente que era nada mas y nada menos que Ariadna.
-Bernard: ¿Qué haces aquí?
-Ariadna: Me di cuenta que solo a tu lado podría ser feliz, además de eso tengo algo importante que decirte.
-Bernard: Mientras que no sea que matas a todas tus parejas…… Perdón, continua.
En ese momento pude notar que aunque no fue muy gracioso mi comentario ella rió igualmente, y que su sonrisa era aun más hermosa.
-Ariadna: Estoy llevando un hijo tuyo en mi interior.
En ese momento aunque la situación no lo ameritaba decidí hacer otro de mis comentarios sin gracia alguna.
-Bernard: A eso en Aden se le dice “estar embarazada”.
Impresionantemente note que ella si pudo entender mi tan mal hecho comentario gracioso, normalmente solía recibir golpes por comentarios como ese, aun así cubrí mi rostro con mis manos. Ella no paro de reír en ese momento y me dijo:
-Ariadna: Esa es la razón por principal por la cual decidí abandonar mi lugar y venir a buscarte.

Al parecer las risas de Ariadna habían alertado a Boris y decidió irrumpir en mi cuarto con sus espadas esperando defenderme de alguna amenaza, su rostro cambio drásticamente cuando se dio cuenta quien era quien estaba a mi lado en ese momento, note que Ariadna se puso como escudo humano, o se podía decir elfo oscuro, para protegerme. Por un buen momento me sentía el centro de atención en la habitación, hasta que Boris decidió tomarme por ejemplo y le pregunto a Ariadna:

-Boris: ¿No era más fácil entrar por la puerta principal?
En ese momento los tres no podíamos para de reírnos, tanto que el tabernero se asomo a la habitación para saber que pasaba y se dio cuenta que una elfa oscura estaba en la misma, fue en ese momento que tuvimos que huir con nuestras pertenencias de Gludin porque el tabernero habia alertado hasta los guardias de Gludin de la presencia de una elfa oscura en el pueblo y dos humanos estaban ayudándola.
Mientras tanto en el viaje hacia Gludio decidí para en un momento y explicarle a Ariadna que mi decisión era de estar con ella hasta el ultimo momento y que íbamos a criar ese chico con amor y ternura. Al llegar al pueblo de Gludio cada uno tomo su lado y por supuesto Ariadna empezó a vivir conmigo en un pueblo cercando al norte de Gludio y Boris se dirigió a su hogar al Oeste del mismo. Al principio no nos miraban con cariño por ser una pareja formada por un humano y una elfa oscura, pero no nos traía muchos inconvenientes ya que las palabras y/o opiniones de los demás nunca fueron gran problema, aun así se circulaban los rumores de que un humano decidió tener por esposa ilegitima a una elfa oscura y que un gran Gladiador los apoyaba en su decisión. En tanto a mis crónicas decidí no incluir las partes donde habíamos llegado al bosque oscuro por respeto a Ariadna y para seguridad nuestra. Pero todo se torno aun mas difícil cuando la panza del embarazo ya no se podía ocultar a los nueve meses de crecida y los rumores de un nacimiento de un niño que fuese producto de un humano y una elfa oscura llegaron hasta los sacerdotes de Gludio y no pudieron soportar tal “aberración”, así que decidieron tomar cartas en el asunto y mandaron a un asesino a sueldo para encargarse de nosotros y evitar tal nacimiento. No pasó poco hasta que nosotros fuésemos atacados por este asesino a sueldo y en la pequeña y corta batalla pudimos reducir al intruso que decidió irrumpir en nuestro hogar pero al costo de que Ariadna recibiese un flechazo en la espalda, al parecer era una herida menor, pero el hecho de que vivíamos esos últimos días hacinados en mi hogar tuve que improvisar una cura para evitar mas conflictos. Al parecer ela punta con la cual estaba hecha la flecha produjo una infección en la herida de Ariadna y una fiebre que la llevaría a la muerte segura. La noche en la cual  naciste los sacerdotes decidieron mover todos sus contactos en el pueblo de Gludin y arrasar con los pueblos cercanos con la excusa de que un ejercito de Mahums (unas bestias con apariencia de perros pero que caminan erguidos y pueden manipular armas y armaduras como los humanos) habia tomado las dos villas por rehenes. Boris pudo salir ileso inmiscuyéndose entre la milicia que masacraba los aldeanos para que no quedase ningún testigo de sus cruentos actos y logro llegar hasta mi morada para avisarme que un ejercito de mas de 100 hombres se acercaba a mi villa para quemar y matar a todos los aldeanos, para cuando llego pudo ver los últimos minutos de vida de Ariadna y le deje encomendado que te llevara a los bosques oscuros y te dejara allí ya que tu apariencia era como la de tu madre, de esa forma podrías encontrar una familia que te cuidara.

Mientras Boris te llevaba a los bosques oscuros tome a Ariadna en brazos y llegue hasta este pozo de agua donde tú estas descansando tu cuerpo y me encontré con un Paladín y un regimiento de arqueros que al parecer tenían ordenes de los sacerdotes de ejecutarme, así que les di la espalda mirando al pozo de agua y con mis ultimas palabras jure vengarme de todas las atrocidades que habían cometido. Todos los arqueros tenían sus flechas apuntándome, después de mis últimas palabras este paladín dio la orden de ataque y todas las flechas impactaron sobre mi cuerpo impulsándome al fondo del pozo.
Meses después del asalto a los dos pueblos resurgí como lo que soy ahora, un recolector de almas que no descansara en paz hasta que este lugar presencie la muerte de cada uno de los culpables y de su linaje de sangre para retribuir la cantidad de vidas que se perdieron por esa inútil decisión. Hasta que la balanza no compense la cantidad de vidas perdidas no descansaré en paz.

« última modificación: 15 de Septiembre de 2009, 16:44:44 por SrideR »

bleach

  • Visitante
Re:Aventuras de un Mestizo en la Edad Media
« Respuesta #30 en: 26 de Septiembre de 2009, 13:22:33 »
Cambio de nombre del autor :P

CAMINOS DE AGONIA Y DESESPERACION (Parte 3)

Después de haber escuchado el relato de su padre Luci  apoyo su mano en el pozo donde los cuerpos yacían e intento sacar al menos una lagrima por ellos, pero debido a que sus ojos fueron extirpados sus intentos eran inutiles, por mas que intentase llorar la muerte de sus padres le era inútil. Debido a la fuerza que estaba haciendo por llorar su cuerpo se manifestó y sangre empezó a salir de lo que quedaba de sus pupilas. Se reincorporo y le dijo al espíritu de su padre: “Así que en el fondo de este pozo yacen tu cuerpo y el de mi madre”, el espíritu de Bernard al ver que su hijo pudo entender el abandono, por una vez después de tantos años pudo tener un sentimiento de alegría y orgullo al ver cuanto su hijo habia crecido en su ausencia y le dijo: “Si hijo mío”. En ese preciso momento Luci mostro una sonrisa y dijo: “Entonces les daré una sepultura digna”, saltando al fondo del pozo sin importar si se lastimaba en el proceso. Minutos más tarde salio del pozo de agua con los dos cuerpos al parecer no tan maltrechos, como si el tiempo y el agua los hubiesen preservado para que su hijo pudiese llevarlos y darles el sepelio que se merecían.
Después de horas de cavar las tumbas de sus padres y confeccionarles unas cruces de madera con los nombres de los dos y una pequeña dedicatoria, Luci se dirigió hasta ese olor que tanto lo atraía desde el momento que entro al las ruinas del pueblo, al parecer  tan bello olor provenía de unas flores que fueron los únicos seres vivos que sobrevivieron después de la masacre y el incendio. Luci pensó en tomar unas cuantas para dejarlas en las tumbas de sus padres, pero al ver que era lo único con vida en ese lugar prefirió dejarlas donde estaban y recordar ese aroma, que tanto lo hacia sentir en su casa.

Habiendo encontrado a su padre y conocer el porque de su nacimiento, Luci decidió seguir su camino y prometió no volver mas, como su padre le havia pedido. Al salir de las ruinas se encontró con la dama que en tiempos anteriores habia protegido, “Luci, que bueno verte otra vez”, dijo Ringwen al reconocer al guerrero ciego, al reconocer su dulce voz, instantáneamente todo su dolor y sufrimiento habían desaparecido como por arte de magia y decidió acercarse para hablar un poco y distenderse después de tantos malos momentos que paso en las ruinas. “También es bueno verte otra vez Ringwen, ¿Qué te trae por estos lugares tan inhóspitos?”, le dijo mientras se acercaba. Fue en ese momento que sintió otra presencia a su lado, pero prefirió no hacer comentarios al respecto. “Estaba por estos lugares buscando entrenamiento”, respondió Ringwen notando que Luci sabia que no estaban solos, fue en ese momento que Luci pregunto “¿y tu desconocido que buscas por estos lugares?”. Se genero un pequeño silencio y el desconocido se dio a conocer diciendo: “Me llamo Marcos de la familia Darkness, aspirante de magia negra y como Ringwen estoy aquí buscando entrenamiento, además se me informo que por estos lugares merodea un recolector de almas”, Luci dirige su mirada hacia donde parecía provenir la voz del inexperto mago y le dice “Les sugiero que no se adentren en las ruinas, el recolector de almas no es un enemigo para tomar a la ligera, podrían poner en riesgo sus vidas por nada”. Ringwen al ver que la situación se ponía bastante tensa entre estos dos dijo: “Marcos creo que deberíamos hacer caso a las advertencias de Luci, confió en su juicio”. Al parecer Marcos hizo caso a las palabras de Ringwen y dijo: “Muy bien amor si tú crees que el ciego tiene razón, entonces no me queda más remedio que hacerte caso”, tomo a Ringwen de la mano y decidió tomar camino de regreso a Gludio. En el momento que Luci escucho esas últimas palabras sabía que no podría estar mucho mas tiempo con Ringwen y toda su felicidad se habia desvanecido tan rápido como había llegado, antes de que la pareja se marchase Ringwen le dijo a Hell: “Me olvidaba de decirte Alibeth esta buscándote, si quieres hablar con ella podrás encontrarla en la cantina de Gludio”. En ese momento Luci recordó su promesa y se dirigió a Gludio para hablar con Alibeth y cumplir su promesa.

bleach

  • Visitante
Re:Aventuras de un Mestizo en la Edad Media
« Respuesta #31 en: 04 de Octubre de 2009, 13:17:44 »
EL RECLUTAMIENTO DEL GUERRERO CIEGO

Habiendo llegado a Gludio, tratando de dejar todos los malos momentos atrás y queriendo empezar una nueva vida, Luci se dirigió hacia la cantina donde Alibeth se encontraba. Sabiendo que su única forma de poder empezar su vida de cero es uniéndose al clan que Alibeth tenía, se acerco de forma sigilosa donde ella estaba sentada y dijo: “Un vagabundo cumple sus promesas señorita”. Alibeth se dio vuelta un poco sorprendida al ver que el guerrero ciego estaba frente a ella como lo habia prometido, sonrio y dijo: “Puedo ver que es cierto”. En ese preciso momento Alibeth dejo su silla y se dirigió  fuera diciéndole a Luci: “Seguidme, todo postulante a caballero de Tyilmandare debe tener una ceremonia digna”. Luci siguió a Alibeth hasta las afueras de Gludio, donde el guerrero ciego pudo sentir la presencia de otras personas además de Alibeth, se acerco de forma prudente hacia y pregunto: “¿Qué pasara ahora?”, la elfa de la luz miro a Luci y le dijo: “No te preocupes vagabundo esto es solo parte de la ceremonia”. Luci se relajo por un momento y empezó a escuchar el discurso de Alibeth: “Mi nombre es Alibeth de Tyilmandare y estos son los caballeros de Tyilmandare que siguen mis ordenes en busca del bien común y la lucha contra todo mal que amenace con la vida de este continente, para poder formar parte de este clan debes prometer ser fiel a la verdad, la justicia y a aquellos que necesiten tu ayuda”. Luci pone su mano sobre su corazón y dice: “Lo juro”, Alibeth sonrie y le dice al guerrero ciego: “Muy bien vagabundo ponte de rodillas”. En el momento que Luci se pone de rodillas, los caballeros de Tyilmandare desenvainan sus armas, las apoyan sobre los hombros del vagabundo y Alibeth dice: “Ahora levantaos Sir Luciffer de Tyilmandare”. Luci se incorpora pudiendo sentir un nuevo titulo y una nueva vida, sabiendo que no iba a poder olvidar su pasado pero si compensarlo con mejores acciones . Después de la ceremonia Alibeth paso a presentarle a Luci al resto de los caballeros de Tyilmandare, entre ellos estaban:

-Isgrimnur: Un guerrero humano que luchaba por el bien y la justicia, decidido a convertirse en un gran Paladín.
-Keyzzer: Un orco guerrero con la afición de ser el mejor de su clase para manejar armas y combates cuerpo a cuerpo.
-Flechabus: Un aprendiz de arquero con la ilusión de convertirse en el mejor arquero de todo Aden y ser reconocido por sus capacidades con arco y flecha.
-Heldatalor: Un clérigo humano que estaba decidido a ser el mejor Profeta que alguna vez Aden pudiese contemplar.
-Gavin: Un hechicero elfo oscuro con pocas pretensiones pero muy hábil en las artes oscuras y fiel a su clan.

Mientras pasaban los meses los caballeros de Tyilmandare recorrían el continente de Aden cumpliendo misiones, forjando una gran amistad, reclutando nuevos integrantes y haciéndose conocidos por donde estuvieran. Uno de esos días estando en la taberna de Dion, Luci le pregunta a Alibeth: “¿Por qué Ringwen no esta en el clan?, pensé que siendo tu amiga iba a ser una de las primeras personas en ser un caballero de Tyilmandare”, ella lo mira con un poco de tristeza en los ojos y le dice: “Por mal que me pese, mi amiga decidió compartir su vida con la persona que ama y no me podía negar a su decisión”. Un momento de silencio se genero entre los dos y al ver que Luci estaba algo triste por lo que había escuchado, Alibeth le dice para consolarlo:”No te preocupes que siento que alguno de estos días ella vendrá a nosotros”, Luci  sonrie y se retira hacia el cuarto que habia rentado para poder descansar y dice: “Espero que ella te escuche”.

bleach

  • Visitante
Re:Aventuras de un Mestizo en la Edad Media
« Respuesta #32 en: 13 de Noviembre de 2009, 12:50:25 »
Continuo la historia :P

DESAPARICIONES Y DESESPERACIÓN

Mientras la lluvia agitaba sin cesar en el techo del cuarto donde Luci descansaba, un golpeteo se siente en la puerta,  el guerrero ciego quería descansar a toda costa e ignoro el ruido de la puerta, hasta que siente que la misma se habré de forma estrepitosa. Siendo perseguido por su pasado Luci toma su espada y se pone a la  defensiva pero se da cuenta que la persona que habia irrumpido en su cuarto no era nada mas y nada menos que Ringwen empapada y con sus ojos llenos de lagrimas diciendo: “Disculpa que otra vez ye arruine tu paz y tu descanso pero necesito de tu ayuda caballero”. Luci mira a Ringwen de forma amigable y le ofrece una capa vieja para secar su cuerpo mojado por la lluvia y sus ojos diciéndole: “Nunca fuiste una molestia dulce dama, ¿Dime en que te puedo ayudar?”, mientras se calza su armadura. Mientras el estaba de espaldas, Ringwen se echa a llorar y reposa su cuerpo sobre la espalda de Luci diciéndole: “Es mi prometido, no puedo hallarlo en ninguna parte, me tiene muy preocupada”. Mientras Luci agachaba su cabeza para no mostrar los signos de rubor que expresaba por tener tan cerca a la mujer de la cual se habia enamorado, Alibeth irrumpe en el cuarto diciendo: “Creo que te enteraste de cual es nuestra próxima misión, empezaremos la búsqueda de Marcos y bien se ponga el sol”. Luci se da vuelta mirando a Ringwen que estaba llorando por la desaparición de su prometido, levanta la cabeza mirando a Alibeth con firmeza y dice: “Debemos empezar en este mismo momento, quizás mañana sea muy tarde”. Alibeth muestra una sonrisa al ver que no se habia equivocado en lo mas mínimo cuando decidió reclutar al guerrero ciego, y le dice a Ringwen: “Muy bien, así será, dime donde fue la ultima vez que lo viste”, a lo que Ringwen contesta secándose las lagrimas: “Estábamos en una posada de Gludio y el constantemente repetía que debía cumplir con la tarea que sus padres le habían encomendado, luego de eso mientras dormíamos al parecer se fue del cuarto sin dejar nota alguna”. Luci rápidamente envaina su espada y se calza su escudo en su espalda diciendo: “Tenemos que ir a las afueras de las ruinas donde nos cruzamos la ultima vez, no hay tiempo que perder”.
Mientras afuera todavía diluviaba, los tres emprendieron camino hacia las ruinas esperando poder encontrar a Marcos con vida. En el camino Ringwen le pregunta a Luci: “¿Qué hay en esas ruinas que no quisiste que nos acercáramos la ultima vez?”. Luci le da la espalda a Ringwen mientras caminaban y le contesta: “Es una historia demasiado larga para tan corto camino, apurad la marcha o no llegaremos a tiempo”. Tanto Alibeth como Ringwen sentían que Luci ocultaba algo, pero no le dieron importancia alguna, ya que pensaban que no era tan relevante como parecía. Mientras se iban acercando al camino, mas notaban que Luci mostraba signos de preocupación, algo realmente estaba mal, Alibeth mira al guerrero ciego y le pregunta: “¿Qué tragedia ocultan esas ruinas?”, Luci sigue su camino sin intenciones de parar a explicar y dice: “Eh dicho que no es momento para historias, cuando encontremos a Marcos sano y salvo os juro que revelare mi secreto”.

Habiendo llegado a las afueras de las ruinas, empiezan a buscar a Marcos tomando de punto de partida el mismo lugar donde habían tenido la charla aquel día. Al parecer no havia rastro alguno del mago en ninguna parte, Luci mira a las dos mujeres y les dice: “Voy a internarme en las ruinas, bajo ningún motivo sigan mis pasos, quédense aquí, prometo que volveré con Marcos”. Tanto Alibeth como Ringwen asienten con la cabeza el pedido del guerrero ciego, hasta que ven que el mismo se frena en el umbral de entrada a las ruinas y preguntan: “¿Qué pasa Luci? ¿Qué demora tu incursión?”. Luci levanta un cuerpo del suelo al parecer bastante mal tratado y sin vida, llevándolo hacia donde estaban Ringwen y Alibeth, se frena a mitad de camino y les dice: “Lo encontré”. Al escuchar las palabras de Luci Ringwen se echa a llorar al encuentro de Luci con su prometido en brazos, Luci deja el cuerpo sobre el suave pasto mientras Ringwen lloraba en el pecho de su prometido, sabiendo muy bien que no habia forma de que estuviese con vida. En ese momento Luci le da la espalda al difunto y a su prometida diciendo: “Le dije que si se le ocurría internarse en las ruinas en busca del cazador de almas hiba a terminar mal”. Alibeth con unas cuantas lagrimas en su rostro le pregunta a Luci de forma exigente: “¿Qué es lo que oculta este lugar?, contéstame esa simple pregunta”, Luci estando de espaldas mirando a las ruinas dice: “Estas ruinas alguna vez fueron un pueblo pacifico que fue asediado por la guerra y la falta de comprensión que los Humanos solo pueden tener”. Alibeth mirando el cuerpo del difunto mago pregunta:” ¿Quién es este cazador de almas que puede hacerle esta clase de daño físico a un mago elfo oscuro con tanta facilidad?”. Luci se da la vuelta mirando a Alibeth con firmeza y le responde: “El cazador de almas es un espíritu que puede controlara a voluntad las almas y cuerpos de las personas que alguna vez perecieron en estas ruinas tratando de defender su pueblo, con la sola y sencilla misión de mantener a los intrusos fuera de este lugar”. En ese momento Ringwen alza la cabeza llena de lagrimas y dice: “Ese día que te encontramos tu salías de las ruinas con vida, ¿Acaso tu no eras un intruso para las ruinas también?”, Luci le da la espalda otra vez y levantando la cabeza mirando al cielo dice: “Eso es algo que no puedo responderte, es parte de un pasado que pienso enterrar a toda costa”. Alibeth mirando hacia la entrada de las ruinas dice: “Entonces nuestra próxima misión será exterminar al cazador de almas en forma de retribución a Marcos por su muerte”. El guerrero ciego se da vuelta estrepitosamente y le contesta a Alibeth alzando la voz: “Si tu quieres desperdiciar tu vida de la misma forma que Marcos lo hizo aun sabiendo que es imposible matar a un espíritu de esa forma, ve y hazlo. Pero no pidas mi ayuda porque no la daré, el cazador de almas perdono mi vida con la simple promesa de que nunca mas vuelva a irrumpir en sus ruinas y es una promesa que pienso cumplir”. En ese momento Ringwen seca sus lagrimas y mirando a Alibeth le dice: “Luciffer tiene razón amiga, Marcos no debe ser retribuido en ningún aspecto, el nos dio una advertencia la cual Marcos no supo escuchar. Si esta en este estado es por su propia culpa”. Alibeth mirando con ternura a Ringwen le dice: “Pero otras personas inocentes y sin conocimientos de esta maldición pueden morir en manos del cazador de almas”, en ese momento Ringwen se levanta y dice: “Entonces enterraremos a Marcos aquí mismo, con una advertencia en su placa para que sepan muy bien cual es el precio de adentrarse en las ruinas”. Luci mira a las dos mujeres y les dice: “Muy bien, entonces yo le daré sepultura a Marcos, ustedes pueden ir a descansar hay una taberna en el pueblo de Gludio”. Las dos al mismo tiempo apoyan sus mano sobre el hombro de Hell y le dicen: “Nosotras te ayudaremos”, el guerrero ciego se da vuelta diciendo: “Muy bien, pero solo un caballero de Tyilmandare puede ayudar a otro caballero de Tyilmandare, así que agachaos Ringwen”. Ringwen se pone de rodillas, mientras que Luci desenvaina su espada, la apoya en el hombro de Ringwen y mira a Alibeth, La elfa de la luz apoya su arco sobre el hombro de su amiga y le dice: “Ahora levantaos Sir Ringwen de Tyilmandare”.

Después de la corta ceremonia de iniciación y el sepelio del mago elfo oscuro, se podía ver claramente que los 3 caballeros de Tyilmandare se alejaban de las ruinas dejando atrás una lapida cerca de la entrada a las mismas. La lapida decía lo siguiente: “Aquí yace Sir Marcos Darkness, querido hijo, amigo y amante. Quien pago el precio por aventurarse en estas ruinas, quienes deseen traspasarlas sufrirán el mismo destino del mago que yace bajo esta lapida”.

Carpinteros

  • Visitante
Re:Aventuras de un Mestizo en la Edad Media
« Respuesta #33 en: 29 de Enero de 2010, 13:39:37 »
EN LA TRANQUILIDAD DEL NUEVO HOGAR

Luego de tanto tiempo de viaje entre aventuras y aventuras, Luci decidió que era hora de tener un lugar propio al cual llamar hogar. Su afán de conseguir tierras donde poder construir su humilde morada, lo llevaron a las tierras neutrales que se situaban arriba del castillo de Gludio y entre medio de las villas de los elfos oscuros y los de la luz. Fue ese lugar tan simbólico para el, que decidió construir una humilde casa con un pequeño cercado, bajo a una pequeña loma a espaldas del camino. Innumerable cantidad de pequeños accidentes acontecieron mientras Luci trataba de construir su casa, e innumerable cantidad de maldiciones salieron de su boca al ver que las cosas no salían con facilidad debido a su condición, pero como buen ciego testarudo no se rendía fácilmente.

Al haber terminado su hogar, una sola idea se le cruzaba por la cabeza: “¿Qué clase de monstruo habré creado?”. Menor pensamiento podría pasar por su cabeza sabiendo que estando ciego trato de construir una edificación por más mínima que fuese. Fue así que estuvo un buen rato para poder acercarse al umbral de su nuevo hogar, el miedo de que se derrumbase estando el adentro era mas que lógico. Aunque su miedo no tenía fundamento alguno, Luci tomo coraje e intento pasar la noche en su recién estrenada casa. Al pasar una o dos noches en la misma, se termino por dar cuenta que increíblemente estaba bien edificada.

Al parecer tenía todo a su alcance en su nuevo hogar, de vez en tanto pasaba por el pueblo de Gludio para mantenerse al tanto de los últimos movimientos de la gente de su clan y pasar cerca de las ruinas para ver si alguien mas habría hecho caso omiso a la clara advertencia que habían dejado esa noche de lluvia meses atrás. Después de un tiempo de no recibir novedad alguna, Luci decidió quedarse en la tranquilidad del hogar y dejar que el continente de Aden siga su curso natural de felicidad, muerte, retribución y venganza sin intervención alguna de su parte. Hasta que un día sintió una especie de crujido en la madera, al principio pensó: “Se me viene la casa abajo”, pero solo era alguien llamando a la puerta. Al abrir la puerta su verdadera sorpresa fue enterarse quien estaba tocando a su puerta ese día, solo las siguientes palabras pudieron salir de la boca de Hell: “¿Cómo fue que me encontraste?”. Al parecer Ringwen havia podido encontrar la casa que Luci habitaba, mientras lo miraba medio extrañada, le pregunta: “¿Cómo supiste que era yo?”. Luci esposa una pequeña sonrisa y le dice: “Ese hermoso perfume que llevas en tu piel es inigualable”. Por primera vez en la vida Luci se da cuenta que era bueno para tres cosas: la lucha con espadas, la construcción y decir cumplidos a las señoritas, todo un prototipo de caballero con brillante armadura y ¿Tez oscura?
Un pequeño silencio se había generado entre los dos a razón del ultimo comentario de Luci, que por cierto había sido del agrado de Ringwen, después de quedarse un segundo mas en el umbral de la casa ella pregunta: “¿Acaso tu construiste esta casa?”, “Si aunque parezca imposible” responde el con un tono un tanto cómico. Se quedan mirando un tiempo más y Ringwen pregunta: “¿Acaso no me invitaras a pasar?”, el trata de mirar hacia otro lado para que no se note que sus mejillas estaba del color de la sangre humana, por el momento que estaba pasando y le responde: “Si… pasa por favor”. Ya estando adentro, Hell para romper un poco el hielo se le ocurre preguntar: “¿Qué has estado haciendo estos últimos meses?”, ella agacha un poco la cabeza y dice: “La verdad, no mucho ya que la perdida de Marcos todavía me duele bastante”. Al parecer el guerrero ciego también era bueno para hacer preguntas bastante obvias.
Aprovechando su dolor se acerca a ella, apoya la mano en su hombro diciendo: “Se que es duro perder a alguien, pero si quieres seguir viviendo es mejor seguir adelante y aferrarte a una meta”. Ella seca sus lagrimas, lo mira y repentinamente se arroja hacia su pecho preguntando: “¿Cómo puedo hacer tal cosa?, ¿Cómo puedo seguir mi vida adelante?”, mientras mas lagrimas caían de sus ojos. Luci abraza a Ringwen diciéndole: “Siempre que me necesites estaré para ti preciosa”. Fueron esas palabras las que le hicieron dar cuenta a Ringwen que Luci sentía un gran amor por ella, entonces en ese momento ella decidió besarlo y el no se resistió en lo mas mínimo.