18 de Enero de 2022, 23:07:31

Autor Tema: 2ª Parte - El Árbol del Sueño Eterno  (Leído 2255 veces)

0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.

Desconectado shun_albarn

  • \(>o<)/
  • Veterano
  • Recien Llegado
  • Mensajes: 5
  • Años sin jugar L2 Px
    • Un Espiritu Fuerte
  • Equipo: Tallum/Basalt BattleHammer+10
  • Nivel: 78
  • Prof: Fortune Seeker
2ª Parte - El Árbol del Sueño Eterno
« en: 10 de Julio de 2013, 05:10:16 »
Segunda Parte: Un Cambio de Actitud.

A la mañana siguiente, en el Salón del Clan de Cole el Líder apareció ordenando que La Primer Royal Destiny, el cual Cole era Jefe, tenían que dirigirse a Necrópolis Of Martyrdom, ya que informaron que habían avistado Enemigos por la zona. El Líder del Clan se dirigió directamente a Cole para que fuera a investigar y eliminara a cualquier enemigo que viera.
   -¿Tiene que ser hoy exactamente Jefe? –Pregunto algo desanimado Cole.
   -Sí, ¿Tienes algún problema? –Respondió su Líder con una voz autoritaria.
   -Bueno, yo… -De pronto, el amigo de Cole se le acerco por detrás para susurrarle.
   -Cole, ¿Planeas ir a ver aquella Elfa? –Le susurra su amigo.
   -La verdad es que si… -Cole se agacho de hombros— Nunca se sabe lo que puede pasar en el campo de batalla. Solo quiero ir a verla. –Por primera vez desde que Cole entro al Clan, nunca faltaba alguna pelea. Su amigo se quedó mirando sorprendido por que en el rostro de Cole se notaba que no tenía intenciones algunas de morir en el campo de batalla y para su amigo era razón suficiente para ayudarlo.
   -Señor… -Seth sale detrás de él y se pone por frente— ¿Cole puede faltar esta vez?
   -¿Por qué? –Pregunto el Líder cruzándose de brazos
   -Cole me prometió que me conseguiría unas cosas para hoy –Empezó a explicar su amigo— Y usted sabe, lo que Cole promete lo cumple sin importar que.
   -Ya veo –Dirige su mirada seria a Cole— ¿Es cierto Cole?
   -¿Qué? –Responde algo confundido, pero su amigo le da un codazo en su brazo— Ah, sí, si… Así es señor. Lo lamento. Pero yo sé que saldrán victoriosos aunque yo no este con ustedes.
   -Muy bien –Luego de eso, se va. Cole se dirigió hacia su amigo para agradecerle el apoyo.
   -Gracias viejo, te debo una grande.
   -Por supuesto… -Le palmea el hombro y luego se va para preparar sus cosas— Disfruta tu cita con Danika –Le dijo mientras caminaba dándole la espalda y levantando el brazo.
   -Cuídate Viejo. –Se dirigió a buscar sus cosas para salir, se fue hacia la puerta pero antes de salir vuelve a mirar a su amigo con una sonrisa dibujada— Gracias amigo. –Luego, se va.

La hora llego, había llegado el medio día, no tenía nada más que solo ansias para encontrarse con la joven Elfa en el lugar acordado. Cuando él llegó al lugar, diviso a Danika de inmediato, aunque solo vio su perfil inmóvil, Cole se acercó con tranquilidad hacia ella pero cuando se acercó lo suficiente se había percatado de que dormía profundamente, a pesar de que la llamo varias veces, ella no despertó, de pronto, aparecieron unos niños jugando y gritando a lo loco provocando mucho ruido, aun así, ella no despertó. Cole llamo a uno de los niños para preguntarles si la Joven que yacía durmiendo si no llevaba mucho tiempo en ese lugar, los niños negaron su pregunta y respondieron que ella había dormido ahí ya de hace una semana.
   -La vi aparecer desde la puerta Sur de la ciudad –Dijo el pequeño niño— Desde entonces ha dormido ahí— Agrego. Los pequeños intuyeron que no poseía Dinero, por esa razón no alquilaba alguna habitación en un bar o estancia de la ciudad. Cole les agradeció por responder sus preguntas y se despidió de aquellos niños. Cuando se quedó solo con ella, se agacho y la observo seriamente por un rato, luego se puso de pie nuevamente y se fue. De pronto, Danika abrió los ojos lentamente, miro hacia todos lados y no distinguió a nadie, ni a Cole, ella se encogió de hombros y su rostro se tornó triste, pensando en que no sacaba nada esperándolo porque él no se iba a presentar. De repente, escucho una voz que nombraba su nombre con un tono cálido, ella desvío la mirada en dirección a la voz y ahí estaba, Cole… Mirándola con una amplia sonrisa mientras se acercaba a ella, Danika sin darse cuenta se paró de golpe y esbozo una sonrisa leve.
   -Pensé que no vendrías –Confesó mientras conservaba esa sonrisa. Cole hecho una pequeña risa— ¿Que es tan gracioso? –Pregunto Danika algo incomoda.
   -Te prometí que vendría ¿o no? –Ella confirmo con la cabeza— Entonces –Le puso el dedo en la frente— No desconfíes de mí. –Volvió a confirmar Danika con la cabeza pero con un gesto sorprendido. Cole retiro el dedo de la frente de ella y la miro más seriamente.
   -¿Qué pasa?
   -Dime Danika. ¿Hace cuánto llegaste aquí a Giran?
   -Hace una semana –Le respondió— ¿Por qué?
   -¿Y en donde pasas la noche desde que llegaste aquí? –Danika no respondió— Aquellos niños me dijeron que pasas las noches en el árbol –Ella desvió la mirada— ¿Tienes Dinero o algo por el estilo contigo? –Ella negó con la cabeza confirmando que no tenía nada consigo— ¿Por qué estás aquí?
   -¿Acaso quieres que me valla? –Pregunto ella desanimada.
   -No me refiero a eso.
   -¿Y entonces? –Sin previo aviso Cole abrazo a la Elfa, ella se estremeció por completo y quedo con un rostro ahogado de la impresión— ¿Q—Que haces?
   -No quiero que te vayas –Confesó Cole— Pero tu modo de vida aquí no es bueno –La alejo un poco de él para verla a la cara— Debes volver a tu villa, ¿No quieres volverte fuerte y encontrar el Árbol del Sueño Eterno?
   -Sí pero… —Respondió aturdida.
-Entonces, para eso debes ir a entrenar a tu villa natal. –Al oír eso, Danika se alejó de él bruscamente— ¿Qué pasa? —Pregunto preocupado Cole
   -No quiero volver… —Dijo ella mientras se abrazaba los brazos y se encogía de hombros con un rostro triste.
   -¿Por qué no?
   -No tengo a nadie allá… —Comentó tristemente— No tengo familia ni a nadie. —Confeso mientras le escapaban algunas lágrimas— Soy huérfana desde que puedo recordar. Yo…
   -Tú ya no estás sola Danika –Interrumpió Cole con una voz seria— Vuelve a tu villa para volverte fuerte, luego vuelve a Giran, porque te estaré esperando.
   -¿Qué? —Dijo mientras volteaba rápidamente para mirarlo.
   -Prométeme que aras eso. Te volverás fuerte y yo en un Duelista –Tomó la mano de Danika suavemente con una sonrisa de esperanza a una respuesta de la Joven.
   -Yo… —Danika se quedó pensando mucho sobre lo que le decía el Joven Humano, aun desconfiada de aquel que intentaba ayudarla, finalmente Danika baja la cabeza y con un leve movimiento asiente con ella— Si…
   -¿Mh?
   -Te… —Dijo con dificultad— Te prometo que volveré como una Scout. –Levanto la cabeza con una sonrisa en su rostro— Pero tú prométeme que me esperaras hasta entonces —Contesto ella.
   -Te lo prometo.

Desconectado shun_albarn

  • \(>o<)/
  • Veterano
  • Recien Llegado
  • Mensajes: 5
  • Años sin jugar L2 Px
    • Un Espiritu Fuerte
  • Equipo: Tallum/Basalt BattleHammer+10
  • Nivel: 78
  • Prof: Fortune Seeker
Re:2ª Parte - El Árbol del Sueño Eterno
« Respuesta #1 en: 10 de Julio de 2013, 05:11:20 »
Era una escena enternecedora para el ojo de un espectador pero milagrosa y extraña a la vez para aquellos que conocían al Joven orgulloso Humano por lo que dos traviesos bien curiosos miraban con asombro la escena deseando a que él no se diera cuenta de que estaban ahí. Seth y Tabata, miraban con unas sonrisas de oreja a oreja. Para Seth, era sorpréndete que su amigo se preocupara tanto por alguien que no fuera del clan, en cambio, Tabata, no sabía que pensar con exactitud, para él, Tabata solo había sido escogida para que Cole la asistiera como maestro por orden del Líder. Luego de eso, Seth considero que habían visto suficiente y le dijo a la enana que era hora de irse.


El día acababa, el cielo se volvía naranja y Cole aparecía por las puertas del salón con una amplia sonrisa en su rostro mientras se dirigía a sus amigos que lo esperaban con ansias de noticias por su “cita”
   -Hola Muchachos… -Dijo Cole mientras se acercaba a sus amigos.
   -Hola Cole –Dijeron simultáneamente Seth y Tabata— ¿Cómo la pasaste amigo? –Pregunto Seth palmeando el hombro de su amigo.
   -Bien gracias… –Dijo mientras colocaba su mano en la cabeza de su pequeña aprendiz. Tabata al sentir la calidez de Cole ella respondió con un abrazo en la cintura de su maestro— Chicos, les quiero preguntar algo.
   -¿Qué pasa? –Pregunto Tabata mientras miraba hacia arriba para ver la cara de Cole
   -¿Ustedes conocen “El Árbol Eterno”?
   -¿El Árbol Eterno? –Pregunto Seth confundido— ¿Qué es eso?
   -El Árbol Eterno o mejor conocido como “El Árbol del Sueño Eterno” tiene un poder mágico tan raro que es capaz de revivir aquellos que mueren a sus pies —Comenzó hablando Tabata— Escuche que su exacta ubicación es imposible clavarla en un mapa. Pocos la han encontrado, pero cuando vuelven por segunda vez, el árbol ya no está. –Explica Tabata seriamente sin soltar a Cole de sus brazos— Dicen que ese tipo de árbol son solo para encontrarlos una vez en la vida. Otros dicen que solo aquel que agonice por causa de una batalla, el árbol aparece y deja que muera a sus pies, si mueres ahí, cerca de ese árbol tiene la oportunidad de revivir, pero los que no… –Dejó un silencio cortante.
   -¿Qué sucede? –Pregunta Cole impaciente.
   -Dicen… Que el que no tiene derecho de vivir, queda en un sueño eterno, tu alma no se va con los dioses, sino el Árbol se queda con ella –Explico seriamente— Por eso le llaman “El Árbol del Sueño Eterno” –Cole en ese instante quedo pensativo, recordando lo que le había dicho Danika sobre Morir ahí. Si ella llegase a morir tendría la oportunidad de revivir nuevamente, pero sino, su Alma quedaría atrapada en las ramas de aquel Árbol—. Aunque claro, solo son rumores, nadie confirma más que los viejos deschavetados de que esos tipos de Árboles existan. –Finalizo Tabata mientras abrazaba fuertemente a Cole.
   -Tabata, me haces daño.
   -Jeje, perdón. –Lo suelta.

Aquella noche Cole no logro conciliar el sueño sobre lo que había dicho Tabata y sobre lo que había dicho Danika. Él yacía acostado en un  rincón, al ver que todos dormían y había una tranquilidad sepulcral, Cole, silenciosamente saca una daga de su mochila envuelta en una tela gastada, en ella había una Daga la “Dark Screamer”, de repente, sin previo aviso aparece Tabata a hurtadillas mirando a Cole con un rostro preocupado, ella se acerca lentamente para preguntarle qué era lo que pasaba, Cole le respondió que nada fuera de lo común y guardo la daga en la tela que la envolvía y la vuelve a dejar dentro de la mochila.
   -Vete a dormir Tabata –Dijo Cole tranquilamente— Ya es tarde.
   -Esa daga… -Comenzó hablando la pequeña sin prestarle atención a la orden— Esa Daga es para Danika, ¿No? –Al oír decir ese nombre de la boca de Tabata él sobre salto de la impresión— Te vi con ella en el Árbol que está en la otra plaza de aquí.
   -Tú como sabias…
   -Seguí a Seth para preguntarle en donde estabas y termine oyendo lo que hablaban tú y la Elfa. –Admitió algo desconsolada— ¿No estás enojado conmigo, cierto?
   -Claro que no Tabata –Se acercó a ella para abrazarla— Nunca estaría enojado contigo. –Desde esa noche, Cole había tomado una decisión. Ayudaría a Danika hasta que ella partiera de vuelta a su pueblo, pero para eso se tenía que alejar del Clan por un corto periodo y sabía que eso iba a ser complicado.
A la mañana siguiente, pidió a Tabata y a Seth que le ayudaran, que le inventaran alguna excusa para el Líder de que tenía que estar lejos un par de semanas. Al principio Seth no aceptaba eso, era demasiado solo para ayudar a alguien que apenas conoció hace un par de días atrás, pero con unas simples palabras que dijo Cole, Seth cambio de opinión, <<Amigo, me gusta>> En cambio Tabata no quería aceptar la petición pero aun así, ella acepto sin reclamar.
Cole hablo con su jefe junto a Seth y a Tabata, el Líder acepto sin hacer tantas preguntas y dejo que se fuera y que volviera cuando terminara el asunto.


Había luna llena aquella noche tan fría, yo y mis amigos estábamos sentados tan juntos para poder mantenernos calientes aun que hubiera una fogata que nos calentara. El viajero tomo un rato de descanso para respirar por todo el rato que estaba hablando contándonos esa historia que parecía que fuera algo personal para él, a mis amigos no le tomaron importancia, de hecho no se habían percatada del modo que nos contaba la historia el Vagabundo, estaban más emocionados en saber cómo continuaría. Cuando el viajero recupero el aliento dejo salir una gran tos de cansancio, yo repregunte si quería descansar, que no habría problema en eso, él se negó humildemente y prosiguió contando el relato.

<<Como decía: Cole decidió pasar varias semanas solo con Danika para ayudarla a que cambiara de opinión en volver a su villa natal, sabía que a pesar de haberle hecho una promesa ella estaba indecisa si volver o no. Cuando el Líder del clan le permitió el tiempo se dirigió directamente con Danika para decírselo, al principio Danika estaba sorprendida de la decisión que había tomado Cole solo para ayudarla. ¿Por qué ayudar a alguien de ese modo si solo llevas conociéndola pocos días? Cole le respondió que no necesitaba conocerla de toda la vida para saber que era una gran persona>> Dejo escapar una tos fuerte nuevamente.

Pasaron los días, Cole y Danika pasaban los días juntos, se volvían cercanos, abiertos uno al otro, pero aun ignorando los sentimientos de Cole hacia Danika hasta que el día prometido llego, pasaron 3 semanas desde entonces y Danika decidió volver a su villa.
   -¿Volverás? –Pregunto Cole algo desanimado.
   -Si –Respondió ella de la misma forma— Ya ha pasado mucho tiempo desde que me fui y además, quiero cumplir la promesa que nos dimos… ¿Te acuerdas?
   -Sí. –Contestó él con una sonrisa en su rostro. Cole la guío hacia la estudiante de la Torre de Marfil (GK). — Ella te llevara hasta la ciudad de Gludio, luego vuelve a pedir un viaje y diles que te manden a Elven Village.
   -Bien…
   -Toma –Cole rápidamente saca una bolsa de su mochila y un objeto envuelto en una tela gastada— Es para ti.
   -¿Qué es? –Preguntó un tanto curiosa por el contenido de ambos objetos.
   -Uno es para el viaje, lleva Adena y Comida dentro. –Comenzó explicando el contenido— Aunque el viaje es corto por la magia de tele transportación, no sé si igual te dará hambre, lo digo porque eres muy buena para comer.
   -Hahaha, que lindo –Se río sarcásticamente— ¿Y el otro?
   -Este… –Se lo entrego tímidamente, Danika se lo recibe y empieza abrirlo con cuidado, al abrirlo ella queda sorprendida— Es una Daga, se llama “Dark Screamer” Me la regalo mi padre cuando era niño, me la dio con la promesa de que iba a volver a verlo… Aunque él nuca volvió.
   -¡Pero si es un recuerdo de tu padre! ¿Por qué me la das? –Preguntó enérgicamente.
   -No te la estoy dando torpe… –Contesto rápidamente Cole— Es como un amuleto. Una promesa firme de que nos volveremos a ver. No importa cuánto tiempo pase, nos volveremos a ver. –Danika se tranquilizó al oírlo.

Ya preparada para irse, Danika se quedó pensando unos segundos, Cole la miraba extrañado por el comportamiento repentino que había tomado ella. Cole se acercó a ella para preguntarle qué era lo que pasaba, si él había dicho algo indebido, de un momento a otro Danika voltio, miro a Cole con una plena sonrisa y beso a Cole en la mejilla, él se quedó petrificado, y lo último que escucho de ella fue. “Nos volveremos a ver, Cole” Luego, desapareció tras un fuerte resplandor por la magia del estudiante.

Continuara…