18 de Enero de 2022, 23:50:28

Autor Tema: 1ª Parte_El Árbol del Sueño Eterno  (Leído 2153 veces)

0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.

Desconectado shun_albarn

  • \(>o<)/
  • Veterano
  • Recien Llegado
  • Mensajes: 5
  • Años sin jugar L2 Px
    • Un Espiritu Fuerte
  • Equipo: Tallum/Basalt BattleHammer+10
  • Nivel: 78
  • Prof: Fortune Seeker
1ª Parte_El Árbol del Sueño Eterno
« en: 08 de Julio de 2013, 07:36:43 »
Esta historia la escribi hace arto tiempo, pero fue cuando yo estaba en este server especificamente :P... Espero que les guste >< xD se que le encontraran un par de fallas, pero bueh.
Bueh, esta parte es un tanto larga ._., así que para no hacer otro post del mismo capitulo lo colocare mas abajo.
Creo que la historia era de 3 o 4 partes ._.



¿A cuántos de ustedes les gusta una historia de amor y de tristeza?
¿A cuántos de ustedes les gusta una historia de traición y muerte?

No sé con exactitud como caracterizar esta historia, si de amor, tristeza, traición y/o muerte. Alguien muere, eso es claro para mí, ¿Pero qué clase de muerte? ¿Asesinato? O ¿Suicidio? O mejor dicho “Matar por amor”. Un día, llego un viajero a nuestro campamento con tremendas heridas en su cuerpo, nunca lo habíamos visto, pero eso no significaba darle una mano para ayudarlo. Le dimos de nuestra agua, comida y medicinas para que se recuperara. Cuando volvió en si nos agradeció pero nos dijo que no tenía nada para darnos como agradecimiento, a pesar de que habíamos dicho que no era problema insistió y dijo: “Como agradecimiento, déjenme contarles una historia”. Nos miramos y pensamos que no se sentiría en deuda hasta que contara su historia, al fin y al cabo, apuro no teníamos y accedimos a escucharlo. Estaba anocheciendo, encendimos una fogata, nos sentamos en unos troncos, él se acomodó en un tronco, calentó sus manos en el fogón y comenzó la historia tras un gran suspiro.

      Primera Parte: El Destino por un Golpe.

<<Era uno de esos días en Giran, bullicioso por los vendedores que estaban en la plaza central, viajeros que venían de aquí y de allá, algunos para descansar de sus entrenamientos u otros solo para comprar, habían otros de ropas más andrajosas que solo estaban para robar.
No muchos de aquellas personas les interesa lo que le pasa a los demás, pero siempre hay excepciones, en aquel momento, hubo uno>>, nos aclaró el hombre levantando el dedo índice para enfatizar.

<<En Giran había por lo menos cinco salones para clanes que ya estaban ocupados, y en una de ellas se encontraba una de las personas que construirán esta historia. Un humano, fuerte y orgulloso de su poder, el orgullo de su clan>>. Nos decía claramente para no olvidar.

   -¡Oye Cole! –Una muchachita de corta estatura y de apariencia de niña, corría en dirección hacia el humano sentado en el suelo apoyado en la pared con los brazos cruzados— ¡Cole, Cole! Hay un enano afuera que está vendiendo la Pole Tallum Glaiver –Empieza a zamarrear al Humano del brazo para que despertara.
   -¿Qué pasa Tabata? –Miraba a la niña con un ojo entre abierto y con una cara de sueño— ¿Qué tengo que ver yo que un enano este vendiendo eso?
   -¡Me prometiste que me comprarías una Pole! –Miraba a Cole con un rostro de ternura y melancolía, en cambio, Cole intentando recordar si en verdad había hecho esa promesa, mientras la pequeña niña seguía zamarreando su brazo, cada vez con más fuerza y finalmente respondió – ¿No crees que ya eres bastante grandecita para que te siga auspiciado? Dejaste de estar en la academia hace tiempo –Le respondió con un tono de voz algo burlesco.
   -Pe—Pero tú me lo prometiste –Empieza a sollozar— ¡Tú me lo prometiste Cole!
   -Vamos Cole, no seas tan cruel con tu aprendiz –Interrumpe uno de sus compañeros.
   -Está bien, te lo comprare, pero deja de llorar… -Se levanta mientras aleja a la Enana de su brazo adolorido.
   -¡Gracias! –deja de llorar de golpe y esboza una gran sonrisa de satisfacción.
   -Pequeña Baium…
   -Más respeto…
   -Valakas Junior
   -¡MMFFH!
Un día cotidiano para Cole, aquel Gladiador estrella del Clan. Mientras tanto, algún lugar entre la multitud de la ciudad una joven Elfa vagaba entre la gente viendo de aquí por allá con una mirada perdida y desolada.
   -¿Realmente no se la quieres comprar? –Le comentaba el chico anterior que era su gran amigo, un Joven Elfo Mago llamado Seth, hablaban mientras caminaban en dirección a la plaza centro de Giran.
   -Claro que se la iba a comprar, lo que prometo lo cumplo –Respondió algo cortante.
   -¿Entonces porque ese tono?
   -Porque a excepción a esto, ella ya debería de arreglárselas sola, no estaré aquí para siempre.
   -Es que ella te quiere mucho…
   -Ya lo se… -Empieza a mirar a todos lados para ubicar al Enano que vendía la Pole mientras se rascaba la cabeza en signo de no tener idea en donde estaba. — Me hubiera especificado en donde esta ese enano antes de que compren la Pole.
   -¿No es aquél? –Apunto con el pulgar su amigo Seth
   -Cierto…

Cole Eberhard, un Humano Guerrero con las esperanzas de ser un futuro Duelista. Es uno de los más fuertes del Clan en el cual pertenece, es un gran ejemplo de guerrero. Tiene el talento no solo ocupando sus Duales de un modo impresionante, sino también pelea a puño limpio. Es el mejor luchador en combate contra monstruos el doble de altura que él y el mejor asesino a sangre fría para su War-Clan, aunque siempre se le ve con una gran sonrisa en su rostro. A pesar de ser el Alma Master de su clan tiene un pequeño defecto.
   -Grandioso cole… Ahora tu pequeña aprendiz podrá mobear a futuro. –Dijo su amigo con una sonrisa.
   -¿Podrá? –Contesto Cole algo enojado— Tendrá que aprender. –Coloca la Pole apoyándola en su hombro con una sonrisa de oreja a oreja— Aunque yo no sea un Warlord, le enseñare todo lo que pueda, y tú me ayudaras.
   -¡Estás loco! Yo ya tengo mis propios problemas como para estar ayudándote
   -¡Vamos, no seas mala persona! –Empieza a reír a carcajadas mientras daba media vuelta para irse a su salón, en eso, con la parte plana de la hoja golpea a una joven Elfa que iba pasando justo por detrás de él, dándole justo en el costado de la frente.
   -¡Cole Cuidado! –Intentando advertir a su amigo, pero ya era demasiado tarde.
   -¡Demonios! –Saca la Pole de su hombro y voltea rápidamente para ver a quien golpeo. La Joven Elfa estaba desmayada, tumbada en el suelo boca arriba con una gran marca en su cabeza.
   -amigo, que torpe eres –Mira asustado a la Joven desmayada— Mira, ya la mataste.
   -¡Claro que no tonto! –Se acerca a ella y deja la Pole a un lado— Mira, aun respira.
   -Pero si le sale sangre de la cabeza…
   -Es por el golpe… -Vuelve a tomar la Pole para examinar la hoja— Le di con la parte plana de ella. –La deja a un lado nuevamente y empieza a examinar a la muchacha, intenta ver en donde estaba el golpe. En eso vuelve a tomar nuevamente la Pole y se la entrega a su amigo— Toma, límpiala y entrégasela a Tabata.
   -¿Por qué yo? –Le recibe el Arma
   -Porque llevare a la muchacha al templo para ver si alguien la puede curar. –Toma a la Elfa en brazos cuidadosamente— Por favor, hazme ese favor. Nos vemos más rato. –Se va corriendo en dirección al Templo de Giran.
   -Claro –Coloca la Pole en el hombro pero luego la quita rápidamente— Torpe… -Se va.

En el templo de Giran Cole se dirige al Gran Magíster para ver si podía ayudarlo. El Gran Magíster al verlo con la Joven en brazos le dice que hoy no casaría a nadie, Cole le responde cortantemente que no venía para eso, si es que podía ayudarlo, porque la joven estaba herida en la cabeza. Él viejo al ver a la joven herida pide disculpas y llama a una de sus ayudantes. Le ordena al Humano que siguiera a su ayudante y que ella le administrará yerbas medicinales para curar la herida a la pobre joven.
Ya en un salón aparte, la ayudante le pide a Cole que acostara a la Joven una mesa apegada a la pared, en eso ella se va a buscar los ingredientes para las yerbas medicinales.
   -¿Es su novia señor? –Le pregunta algo curioso.
   -¿Qué? No… -Le responde rápidamente mientras acomoda a la Joven— Le di con mi arma en la cabeza y no podía dejarla ahí tirada en plena calle.
   -Que amable es usted –Se dirige a Cole con un bol y vendas— Úntele un poco en la frente de esta medicina y luego en las vendas, espere unos minutos y luego se lo coloca cuidadosamente. ¿Entendió? –Explico la Joven enfermera.
   -Ah, claro… Entendí, gracias… -En eso ella se retira.
Cole algo tímido empieza con el procedimiento lentamente, mientras lo hacía le miraba las ropas que llevaba puesta “Que raro, lleva puesta una Armadura de Novicio” examino curiosamente “Si es una novata, ¿Por qué anda por aquí?”  Al terminar de vendarla empieza a buscar si tenía alguna emblema de Clan para saber si era de Alguna Academia, de pronto, ésta abrió los ojos de par en par con un rostro algo sorprendido, se levantó de golpe y vio a Cole que miraba a la Joven asustado por la reacción.
   -¿Dónde estoy? –Pregunto con una voz áspera
   -En el Templo de Giran. –En eso ella pone su mano en la cabeza y se queja por el dolor— No te toques –Interrumpió rápidamente.
   -¿Qué me paso en la cabeza? –Pregunto ella seriamente— ¿Y quién eres tú?
   -Lo lamento, yo te di con mi arma en la cabeza –Saca una pequeña botella de su bolsillo— Toma, bebe esto, te hará sentir mejor… -Ella se lo recibe algo desconfiada. Mientras Cole se acomodaba en una silla que había a un lado— Me llamo Cole Eberhard ¿Y tú? ¿Cómo te llamas?
   -Ya veo… -Le responde mientras bebe y se sienta en la mesa para acomodarse, en eso, mira a Cole— Me llamo Danika Dagmar y tú eres el chico torpe que golpea a una chica con una Pole… Menos mal que no fue con la parte con filo –Dijo esbozando una sonrisa algo forzada mientras miraba seriamente a Cole.
   -Hahaha, ya te acordaste –Respondió algo incómodo— De verdad perdóname, fue sin querer.
   -Descuida, mientras no se te haga costumbre… -Empieza a ponerse de pie pero sus piernas tiemblan y empieza a desplomarse por el mareo, Cole reacciona rápidamente y la atrapa antes de caer al suelo— Al parecer estoy algo mareada por el golpe en la cabeza.
   -La verdad perdona… -La ayuda a ponerse de pie- ¿Te puedo hacer una pregunta?
   -¿Qué?
   -Esa Armadura que llevas…
   -¿Qué tiene?
   -Es de un novato, si es así… ¿Qué haces por aquí? ¿Estás en alguna academia o algo por el estilo?
   -¿Qué?... No, bueno. Vine para acá solo a explorar
   -Pero se nota que eres de baja experiencia… No sé cómo decirlo…
   -¿Lo dices por que no reaccione antes para que así no me dieras ese golpe? –Mira la Elfa bien enojada a Cole, pero él no pronuncio palabra alguna— Eso es problema mío –Aparta a Cole de su lado y empieza alejarse de él dándole la espalda pero de pronto voltea— Gracias por ayudarme –Luego de eso, desaparece atravesando unas cortinas del cuarto
   -De nada… -Respondió después de que ella desapareciera— Danika, ¿Eh? –Toma sus armas y se va con una plena sonrisa.

Desconectado shun_albarn

  • \(>o<)/
  • Veterano
  • Recien Llegado
  • Mensajes: 5
  • Años sin jugar L2 Px
    • Un Espiritu Fuerte
  • Equipo: Tallum/Basalt BattleHammer+10
  • Nivel: 78
  • Prof: Fortune Seeker
Re:1ª Parte_El Árbol del Sueño Eterno
« Respuesta #1 en: 08 de Julio de 2013, 07:38:01 »
A la mañana siguiente, en el salón del Clan de Cole todo los miembros miraban  al Humano que estaba sentado en el suelo apoyado en la pared mirando hacía el techo con un rostro más alegre de lo usual y bastante despistado. Todos sus compañeros lo miraban confundidos y curiosos preguntándose lo que pasaba con él.


En eso, el viajero se detuvo cortantemente, tomo un bol de agua tibia y se la bebió hasta el fondo, aclaro la garganta y prosiguió.



Su pequeña aprendiz junto a Seth se acercaron algo preocupados por el extraño comportamiento de su compañero. El arduo esfuerzo de sus compañeros para saber qué era lo que le pasaba, era en vano. No importa lo que le impusieran por delante o lo que le hicieran, él no reaccionaba ni un poco y no decía palabra alguna… Hasta que, su líder de Clan, le ordeno un encargo. Al oír la voz de su líder se paró de golpe poniendo su puño en su corazón y diciendo: “¡Si señor! ¿Qué se le ofrece?” Todos quedaron perplejos por ver como reacciono al solo oír la orden de su jefe, algunos no entendían el por qué tan obediente por su carácter, pero otros, como su aprendiz y amigos más cercanos entendían a la perfección. Cole tenía un contrato irrompible con el Jefe, por lo tanto, lo que él tenía que hacer era obedecer no importa que orden era. Él obedecía sin objeción alguna.
La orden era la siguiente; ir a comprar un escudo “IC” que vendía un enano, e intentar negociar con él para bajarle el precio al beneficio de ellos y si se ponía terco, usar medidas un tanto drásticas.
   -Claro Jefe, no hay problema –Responde Cole. Voltea y mira a su amigo— Acompáñame por favor.
   -Claro, porque no… Como si no tuviera otra cosa que hacer. –Le responde algo burlesco.
Al juntarse con el vendedor se dirigieron a lo más alejado de la multitud para hacer el negocio. Fue en una pequeña plaza que estaba escondida, solo los lugareños de la ciudad recorrían esas partes con frecuencia, en cambio, los viajeros no tenían tiempo para eso o solo se quedaban en la plaza del centro o iban a las tiendas cercanas para ahorrarse tiempo.
   -¿Y bien? –Con un rostro serio pero esbozando una sonrisa satisfactoria— ¿Lo dejamos a ese precio?
   -Muy bien… Tú ganas.
   -Perfecto. –Le entrega la bolsa de Adena y el enano le entrega el escudo envuelto. Después del negocio el Enano se retiró, los muchachos se quedaron un buen rato ahí conversando, en eso Cole saca el escudo para verlo
   -Viejo, no deberías sacarlo de ese modo, lo más seguro que el escudo sea para el jefe.
   -No te preocupes, no se va a enterar. –Se lo coloca en el brazo izquierdo— Wow, esto es genial, pesa un poco pero genial.
   -Ya, que bien… Ahora envuélvela.
   -No te preocupes –Empieza agitar el escudo para ver que tal su movilidad con ella— Estando conmigo, ¿Qué ha de pasar?
   -Ese es el problema.
   -Exagerado –Agita con más fuerza el brazo hasta que siente que golpea algo. Voltea rápidamente para ver que o a quien golpeo, de nuevo… Y la reconoce de inmediato— ¡Danika! – queda tirada en el suelo por un nuevo golpe provocado por la misma persona, sin embargo, esta vez no había quedado inconsciente.
   -Esto se te está haciendo costumbre amigo. –Dijo Danika con la mano en la frente.
   -¡De verdad lo lamento! –La ayuda a levantarse— ¿Pero cuál es ese afán tuyo de siempre aparecer por detrás de mí?
   -Y yo que sé, para donde valla siempre estas por delante mío dándome algún golpe.
   -Realmente lo lamento, déjalo remediarlo de mejor manera esta vez. –Voltea y mira a su amigo— Toma, límpiala y—
   -Y llévasela al Jefe, ya lo sé… -Toma el escudo y luego se va— Esto se volverá rutina, estoy seguro –Murmuro enojado mientras se alejaba.
Al volver a mirarla, Cole se percata de que Danika se alejaba de él. Cole la sigue insistiendo que si podía hacer algo por ella ya que eran dos veces que le golpeaba. Al principio Danika se negaba rotundamente a la petición de Cole, hasta que al final acepto. Felizmente le hizo prometer que no iba a suceder nuevamente y ella le responde con un tono algo burlesco <<Eso espero, porque a la próxima me terminaras reventando la cabeza con no sé qué cosa>>, él río a carcajadas y prometió que no volvería a pasar.

En ese instante el vagabundo se detuve en su relato, se quedó mirando unos instantes la fogata con un rostro melancólico, como si esta historia con solo contarla le Traían recuerdos, Tal vez… ¿Recuerdos propios? Pero de pronto sobo su rostro por completo con la mano, nos miró a mí y a mis amigos nuevamente. <<Lo lamento>>  Nos dijo con una voz tranquila. <<Estaba recordando lo que seguía>>. Sin aguantarnos nos largamos a reír y junto a nosotros él también se echó a reír. Luego, él prosiguió aclarando fuertemente la garganta.

Aquel día, Cole le dijo que la esperara sentada en aquel árbol, que él volvía enseguida. Danika, aun desconfiada del humano fue a sentarse al árbol que le indico, al principio tenía pensado irse sin que el humano se diera cuenta, pero cuando miro hacia arriba y veía las ramas del árbol moviéndose al ritmo del viento, ella entro en un sueño al cual no pudo evitar por la tranquilidad y la frescura del día. En su sueño veía a lo lejos un árbol hermoso pero a su alrededor se encontraba rodeado de árboles quemados y muertos en una noche sepulcral. Ella caminaba en dirección aquel árbol que brillaba bajo a la luz azul de la luna llena. Al estar frente a frente de aquel árbol ella acerca la mano con intenciones de tocarlo, pero en ese momento, vienen visiones las cuales provoca que caigan lágrimas por su rostro, lágrimas las cuales significaban tristeza, pérdida y dolor intenso. La joven no podía evitar llorar por algo que aún no lograba entender, era un dolor punzante en el corazón, de pronto una mano sale de las tinieblas y sujeta fuertemente el hombro de ella, la joven Elfa voltea rápidamente con un rostro asustado y ve una silueta resplandeciente, el cual pronunciaba su nombre una y otra vez sin cesar.
   -¿Danika? –Cole se encontraba en frente de ella, movía su hombro de apoco para lograr despertar a la Elfa que yacía durmiendo con un rostro expresando dolor y de ella resbalaban lágrimas por su mejilla— Danika despierta. ¿Danika? –En eso, ella se despierta de golpe
   -¿Qué paso? –Pregunta algo alterada.
   -Te quedaste dormida… -Cole le seca cuidadosamente las lágrimas que aun caían por el rostro de Danika, pero ella se estremece al sentir su mano— Tranquila, oye… Estabas llorando ¿Por qué? ¿Paso algo malo? –Pregunto preocupado.
   -Nada que te incumba –Grito enojada mientras quitaba bruscamente la mano de Cole de su rostro.
   -No es necesario que seas tan pesada –pone en el regazo de Danika una pequeña bolsa en la cual contenía comida— Es para ti. Supongo que debes tener hambre.
   -¿Qué? ¡Claro que no, no tengo hambre, gracias! –Se cruzó de brazos enojada y volteo la mirada hacia otro lado, de repente se escucha un pequeño ruido que venía exactamente del estómago de la muchacha.
   -Tu estomago me dice lo contrario… -Informo el humano con una sonrisa dibujada en su rostro— Yo que tu comería algo aunque sea. –Danika se queda mirando algo seria y desconfiada al humano, pero luego acepta humildemente la bolsa con la comida.
   -Mmh, gracias… -Empieza a comer tranquilamente. El ambiente entre los dos se había vuelto silencioso, ambos se habían hundido en sus propios pensamientos mientras cada uno comía. En eso, tomando un gran suspiro, Cole rompe el silencio de aquella escena.
   -Dime Danika…
   -¿Qué pasa? –Responde mientras comía.
   -¿Qué era lo que soñabas? –Pregunta el humano algo curioso mientras se quedaba mirando a la muchacha— Claro, si es que puedo saber. –La muchacha voltea rápidamente a mirar al humano un tanto sorprendida.
   -Dime, ¿Por qué te preocupas tanto por mí? –Pregunta seria.
   -¿Acaso un caballero no se puede preocupar por una Dama que deja escapar lágrimas de sus ojos? –Dice con una leve sonrisa— Pero bueno, venga dime, no me reiré ni nada por el estilo. –La muchacha se lo queda mirando unos segundos, luego baja la mirada con un rostro pensativo, pensando una y otra vez “¿puedo confiar en él?” Luego, vuelve a mirarlo— ¿Conoces el Árbol Eterno?
   -“¿El Árbol Eterno?” –Responde confundido— ¿Qué es eso?
   -Es un rumor –Comenzó explicando— Dicen que si alguien es asesinado a los pies del árbol es capaz de volver a la vida.
   -¿Volver a la vida? –Dijo con un rostro extrañado— ¿Acaso como un zombi?
   -claro que no –Contesto Danika
   -¿Y entonces? –Pregunto Cole— Es imposible volver a la vida así como así, ni el mejor Necromancer puede regresar a un muerto a como era antes o un Cardinal.
   -mhf, sabía que no entenderías –Dijo Danika desilusionada.
   -No, no –Interrumpió— Por favor, continua. ¿Por qué un árbol sería capaz de hacer algo como eso?
   -No lo sé –Contesto ella— Muchos han intentado encontrarlo, pero muy pocos lo han logrado, dicen que si extraes la sabia del árbol su poder seguirá funcionando.
   -Entonces puedes dárselo aquel que muera frente tuyo –Agrego Cole.
   -Así es –Afirmo Danika con la cabeza— Lo malo, es que cada vez que vuelven a por más, este ya no está ahí
   -Bueno, es un ser vivo –Continuó él— A nadie le gustaría que te quitaran algo que te hace daño. Quien no desaparecería.
   -Supongo que tienes razón…
   -Pero Dime, ¿Por qué soñaste con ese árbol?
   -No lo sé con exactitud. –Respondió— Pero siempre fue mi sueño poder verlo en persona, sentir su energía y si llegase a morir, me gustaría morir a sus pies.
   -Ya veo… —Contesto Cole— Pues, de la forma que yo quiero morir es en batalla. —Empieza a esbozar una gran sonrisa determinada— Morir con orgullo en nombre de mi clan. Ser reconocido por todo los luchadores. Morir como un Héroe sin ser Noble.
   -Que ambicioso…
   -Jejeje, ¿Tú crees? —Respondió riendo mientras se rascaba la cabeza. Y así se llevaron, cada día Danika tomaba más confianza a ciegas de Cole. Al final del día, Cole y Danika se separaron, pero prometieron volverse a encontrar mañana en el mismo lugar y a la misma hora, pero Danika dijo que si se volvían a encontrar que por favor no le volviera a pegar, que se inventara otro saludo para encontrarse. Cole acepto, de todos modos, no quería volver a pegarle por accidente.


Continuara…

Si quieren que agrege algun tipo de imagen representativo o algo asi, diganme Px